Una lucha para restablecer protecciones para sobrevivientes de la violencia doméstica

La semana pasada, la Coalición CAIR, en colaboración con Mayer Brown LLP, presentó un escrito ante el Tribunal de Apelaciones de los EEUU del Cuatro Circuito para apoyar su apelación en nombre de la Sra. N.H., que directamente impugna partes de la decisión del ex Fiscal General Jeff Sessions acerca del Asunto de A-B-.  

En el Asunto de A-B-, Sessions pidió el rechazo de las solicitudes de asilo de mujeres que están huyendo de la violencia doméstica y de individuos que están huyendo de la violencia general en América Central. La decisión revocó una decisión previa del Consejo de Apelaciones de Inmigración (BIA por su sigla en inglés) que había establecido una base para que las víctimas de violencia domestica grave sean elegibles para solicitar asilo y buscar protección. Esto es la primera apelación de este tipo que busca revertir la decisión que eliminó un camino al asilo vital para salvar las vidas de sobrevivientes de la violencia doméstica. 

Antecedentes del Caso 

En este caso, nuestra cliente es una mujer de Honduras que sufrió horrorosa violencia sexual, verbal y física por parte de su pareja intima con quien tenía un niño. La Sra. N.H (cuya identidad buscamos proteger) solicitó asilo ante un juez de inmigración en North Carolina quien denegó su solicitación. Ese juez resultó ser el mismo juez quien denegó el asilo a la Sra. A.B. 

Nuestra cliente apeló la decisión del juez de inmigración ante el BIA, donde también perdió su caso. Le BIA aplicó el Asunto de A-B-, que acababa de ser emitido, a su caso por la primera vez en apelación. Después, su abogado privado se comunicó con la Coalición CAIR para ayudarla mantener la lucha valientemente en el Tribunal de Apelación de Cuatro Circuito. 

Antes del Asunto de A-B-=, los inmigrantes podían cualificar para solicitar asilo si podían comprobar que fueron perseguidos en su país de origen por motivos de raza, religión, nacionalidad, opinión política, o “pertenecía en un grupo social en particular,” que incluyó víctimas de violencia doméstica u otro abuso grave. El Asunto de A-B- buscó eliminar esa protección para las víctimas de violencia doméstica. 

En nuestro escrito de febrero de 2019, impugnamos la decisión de Sessions en el Asunto de A-B, exponiendo el argumento que el BIA dependía del Asunto de A-B- para denegar categóricamente el reclamo de asilo sin tomar en consideración sus circunstancias individuales, solamente porque su reclamo abarcó la violencia domestica. Impugnamos la determinación del BIA que la Sra. N.H. no cumplía con los requisitos de asilo bajo la anterior protección legal disponible a las víctimas de violencia doméstica porque nunca estuvo casada formalmente a su pareja intima, a pesar de vivir juntos y compartir un niño, y porque estaba capaz de físicamente salir de su hogar compartido – aunque posteriormente su pareja la acechaba, la amenazaba con un machete y la asaltaba sexualmente. Finalmente, impugnamos la determinación del BIA que la Sra. N.H. no estableció si el gobierno hondureño tenía la capacidad y la voluntad de protegerla porque no llevó a cabo el ejercicio inútil de denunciar el abuso a la policía hondureña. Esa determinación también dependía de una norma jurídica elevada impuesta por el Asunto de A-B-. 

 

¿ Porque importa este caso? 

El Asunto de A-B- intentó de forma inapropiada de eliminar protecciones para mujeres huyendo de violencia domestica en su tierra natal. Creemos que el caso de N.H. v Barr, si es exitoso, puede ayudar a rectificar esta decisión equivocada y reitera lo que ha sido la ley durante varios años – que los Estados Unidos no dan la espalda a las víctimas de violencia doméstica y de género y no las obligan a volver a un lugar donde sus vidas están en grave peligro. 

“Este caso podía reabrir un camino para que los individuos busquen asilo,  muchas de las cuales son niñas y mujeres huyendo de una relación abusiva y de un país que no les proporciona la protección legal,” dijo Claudia Cubas, la Directora de Litigación de la Coalición CAIR. “Es el momento de revocar una decisión inhumana que en su esencia es racista y sexista y fundamentalmente contra los principios de nuestra país.” 

El caso también impugna la categórica injusta regla de excluir a las víctimas de violencia doméstica o de pandilleros de la elegibilidad de asilo. La ley de asilo requiere una base individual, decidida caso por caso; la exención general de enteros grupos de personas es ilegal. El caso también apoya la noción lógica que la separación física de una pareja intima no significa necesariamente que se ha acabado el abuso, lo que desde hace mucho tiempo ha sido una afirmación incorrecta sobre el ciclo y la definición de violencia doméstica.  

Los resultados de esta apelación podían tener implicaciones tan significativas en la ley de inmigración que ocho grupos han presentado escritos de amicus curiae en apoyo de nuestra cliente. Los grupos incluyen 27 jueces y miembros del BIA jubilados; el Centro de Justicia Tahirih; el Instituto Asiático-Pacífico sobre La Violencia de Género; ASISTA; Ayuda: 105 profesores de ley de inmigración y refugiados; el Proyecto Nacional de Defensa de Inmigración de Mujeres; y Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos. 

 

Si usted quiere apoyar nuestro trabajo, por favor haga clic aquí para donar.