Del desierto a DC

Antes de llegar a Washington DC, vivía en El Paso, Texas, trabajando como miembro de los cuerpos de Teach for America en la región fronteriza. Debido a esta experiencia, así como mis raíces familiares en El Paso, he lidiado con la decisión de practicar derecho en la región de DC, Maryland, y Virginia (DMV).  A menudo me preguntan por qué no estoy “en las trincheras” en la región fronteriza, practicando derecho de inmigración donde la necesidad de representación legal parece ser mucho más grave y urgente.

Sin embargo, durante mis primeros seis meses trabajando para la Coalición CAIR, he encontrado que existe un concepto erróneo en cuanto a dónde se necesitan a los abogados de inmigración.  Si bien no hay duda de la necesidad de abogados de inmigración en la frontera, el sistema de detención en nuestro país está diseñado de tal manera que los inmigrantes son detenidos en lugares más allá de la frontera, muchas veces sin ninguna lógica o razón.  De hecho, muchos de los niños migrantes enviados a centros de detención en la región DMV terminan reunidos con un pariente viviendo en el área DMV, haciendo que el niño tenga derecho de representación por la Coalición CAIR. Por lo general, un concepto comúnmente equivocado o erróneo es que todos los inmigrantes llegan a Estados Unidos sin lazos, sin conexiones, sin familia. Al contrario, muchos inmigrantes tienen redes bien establecidas en la Costa Este, en el Medio Oeste, o en el sur de Estados Unidos.

Teniendo esto en cuenta, me siento afortunado(a) de poder servir a una población inmigrante vulnerable en la región DMV, y espero que los abogados de inmigración sigan practicando derecho en una gama de lugares en Estados Unidos.