La Ley de Asilo Necesita Mantenerse al Ritmo de los Tiempos

Muchos estadounidenses creen erróneamente que los inmigrantes que temen genuinamente por sus vidas no tendrán ningún problema en obtener asilo. Desafortunadamente, este no es el caso: la ley de asilo está demasiadamente anticuada para adaptarse a las necesidades de muchos solicitantes de asilo hoy en día. Un número de gente, los que arriesgan todo para venir a los EE.UU., pasan meses en detención solo para ver su peor pesadilla convertirse en realidad: la deportación. 

Con la migración siendo un mecanismo importante para muchos de los inmigrantes hoy en día, es esencial que la ley de asilo ofrezca más protección para cumplir con las necesidades para aquellos que vienen a los EE.UU. En los últimos años, la narrativa sobre la inmigración ha cambiado hacia la gente que viene a los EE.UU. buscando seguridad y preservar su seguridad corporal, lo cual es imposible de hacer en sus países nativos.

Para calificar para asilo, la persona debe temer persecución basada en por lo menos una de las cinco razones: raza, religión, nacionalidad, opinión política,y membresía en un grupo social particular. “Grupo social particular” incluye declaraciones como lazos familiares, sexualidad, y problemas de salud mental. Sin embargo, aquellos huyendo de reclutamiento pandillero, extorsión, o violencia general por parte de pandillas o el gobierno no son protegidos. Declaraciones como estas son consideradas muy generales: en otras palabras, legisladores sienten que si conceden asilo para gente huyendo por las últimas razones, muchos califican para el asilo. 

Pero esto significa que estamos usando un sistema anticuado para lidiar con problemas contemporáneos y graves. Si nuestra meta es verdaderamente proteger a la gente de persecución, entonces estamos abandonando la meta. Solo porque un gran número de gente está viviendo dificultad no justifica que nosotros lo ignoramos porque estamos estresados.

El reclutamiento pandillero es muy real y muy intimidante. Si tenemos miedo a la fuerza de las pandillas de Centroamérica, entonces porque estamos proveyendo incentivos negativos para gente que rehúsan el reclutamiento? La extorsión es muy real y muy intimidante. Negocios enteros están siendo asesinados en retribución porque los dueños se rehúsan a pagar “la renta.” Violencia general por parte de las pandillas y el gobierno es muy real y muy intimidante. Las dos matan indiscriminadamente con la meta de afirmar su control y reclamar victoria sobre cada oposición. 

Necesitamos comunicar al mundo que el miedo de cada persona es válido y que estamos preparados y dispuestos a proteger a los solicitantes de asilo. Para hacer esto, es imperativo actualizar la ley para que corresponda apropiadamente con la verdad y los problemas más dominantes en los países que estamos viendo tanto influjo de inmigrantes.